jueves, 25 de mayo de 2017

LA TRANSICIÓN (I): REFORMISMO FRENTE A RUPTURA DEMOCRÁTICA

   Arribamos ya al ÚLTIMO TEMA del curso de 2º de Bachillerato, "La Transición a la democracia". Tras la muerte del dictador el 20 de Noviembre de 1975 su sucesor a título de rey, JUAN CARLOS I asume la jefatura del estado, cumpliendo así con la Ley de Sucesión. El nuevo rey de España había jurado los principios fundamentales del Movimiento Nacional cuando Francisco Franco lo eligió a él frente a su padre, el legítimo heredero DON JUAN DE BORBÓN. Estamos por tanto ante una nueva monarquía INSTAURADA POR FRANCO, que no recoge la legitimidad dinástica. Juan Carlos, por el momento un monarca absoluto (tiene los tres poderes del estado a su disposición) decide continuar con el mismo presidente del gobierno de la dictadura, ARIAS NAVARRO, que pertenece al sector autodenominado del "BÚNKER" del franquismo aunque ya tiene claro que deberá buscar un hombre nuevo, joven y del sector "aperturista" del franquismo para llevar a cabo una TRANSICIÓN SIN RUPTURA DEMOCRÁTICA. De gran importancia es el papel de TORCUATO FERNÁNDEZ-MIRANDA como PRESIDENTE DE LAS CORTES Y DEL CONSEJO DEL REINO, que será uno de los arquitectos de  LA REFORMA pactada entre los antiguos franquistas y la OPOSICIÓN DEMOCRÁTICA. 

   Tras unos meses de incertidumbre, Juan Carlos, sin salirse de los mecanismos establecidos por las leyes franquistas, nombra al joven ADOLFO SUÁREZ como nuevo Presidente del gobierno. SUÁREZ será el piloto del proceso de TRANSICIÓN. Procedente del "MOVIMIENTO" (sería Secretario del partido único de la dictadura) está muy alejado del BÚNKER y dispuesto a abrir a España a una democracia parlamentaria parecida a las que ya disfrutan en los países europeos.



Adolfo Suárez, la cara joven del franquismo que buscaba el Rey