miércoles, 30 de enero de 2013

Los borbones en pelota



Fotografía de Isabel II de España


   Estos días hemos estado viendo en clase de 4º el tema del siglo XIX en España. Y estábamos comentando el reinado de Isabel II y su crisis final. Después de explicar las causas profundas que llevaron a la conspiración y posterior Revolución de 1868, la Gloriosa, comenté la corrupción en la que se había instalado la reina, no solo la económica, que también la hubo, sino la moral. La camarilla, la  falta de pudor y los escándalos sexuales de la monarca. Y les llamó la atención un comentario que hice haciendo la comparativa con el actual inquilino de la casa real. Desde luego ambos son borbones ( y esta dinastía no se ha caracterizado por ser ejemplar) y ambos protagonizaron escándalos de corrupción y deslices amorosos.

    En el caso de Isabel les hablé de que la casaron con Francisco de Asís, su primo, homosexual y que, además, mostró la reina siempre inclinación por diferentes amantes. Esto se sabía en las cancillerías y hasta el propio Papa de la iglesia lo reflejaba en una de sus cartas. El pueblo quizás no tenía total constancia de la azarosa vida amorosa de la reina y de los reales cuernos de su regio esposo, pero poco a poco se fue filtrando a la opinión pública esta situación. Y tanto fue así, que los hermanos Becker elaboraron una serie de láminas satíricas que no vieron la luz hasta mucho tiempo después. Les decía que eran bastante subidas de tono y que lo que actualmente publica semanalmente la revista El Jueves, es pecata minuta comparado con estas pinturas.
    Pues cumpliendo con mi palabra, dejo ahora aquí algunas de estas láminas para dejar constancia de lo que dije. Después, en clase, comentaremos algunas de estas escenas que, aunque exageradas y con un contenido pornográfico en algún caso, reflejan una opinión que estaba basada en la prodigalidad de Isabel II con el sexo.


El rey consorte, Francisco de Asís, ridiculizado con una enorme cornamenta.


Real taller de construción de príncipes. Se admiten operarios.





Imágenes de Isabel II marchando al exilio tras el triunfo de la Revolución de 1868



2 comentarios:

Cayetano dijo...

La Isabelona tan frescachona y don Paquito tan mariquito.
Esta era una de las muchas coplas que circulaban por aquella España hambrienta, pero brillante que diría Valle- Inclán, quien precisamente en "Martes de carnaval" hizo un sublime retrato de la reina castizaa la que comparaba con "una pepona de ocho cuartos".
El caso es que se hizo odiosa para muchos españoles y no faltaban ni coplas ni dibujos como los que hoy traes aquí.
Un saludo.

Luis dijo...

Gracias por tu aportación, se hizo odiosa por la falta de ejemplaridad, que es lo único que permite a una monarquía que se dice constitucional mantenerse en el trono. Saludos.