jueves, 28 de febrero de 2013

Para Mariano

Como el mismo nos dejó en los casilleros del instituto, le dejo esta bella canción de Gardel con las estrofas que nos dedicó. Que te vaya muy bien en tu nueva vida de jubilado y que sigas instruyéndonos con su sapiencia. Gracias, maestro¡¡¡



Adiós, muchachos, compañeros de mi vida,
barra querida de aquellos tiempos.
Me toca a mí hoy emprender la retirada,
debo alejarme de mi buena muchachada.


Adiós, muchachos. Ya me voy y me resigno...
Contra el destino nadie la talla...
Se terminaron para mí todas las farras,
mi cuerpo enfermo no resiste más...


2 comentarios:

Arantxa dijo...

Me sumo al bonito gesto que le dedicas, Luis. Todo mi afecto y agradecimiento Don Mariano, ¡que le vaya bonito!

Luis dijo...

Nos dejó en cada casillero una nota muy bonita, una despedida animosa que describe muy bien al personaje. Gran personaje.